Vanessa Montfort: «Escribo porque no sé hacer otra cosa»

Varias decenas de personas se han acercado este mediodía a La Casa del Libro de Zaragoza para asistir a la presentación de «Mujeres que compran flores», de Vanessa Montfort. Esta novela, que ya va por su 5ª edición, cuenta la historia de cinco mujeres que compran flores y que coinciden en El Jardín del Ángel, una encantadora floristería en pleno centro de Madrid. Compartir sus vivencias y sus problemas les unirá y les ayudará a la hora de afrontar sus propias vidas. Una historia de sentimientos, de miedos, de amor y de valentía con un toque de humor y repleta de sabias reflexiones.

Montfort ha estado acompañada en el acto por Daniel Monserrat, periodista cultural en El Periódico de Aragón y la periodista Laura Latorre. Monserrat ha elaborado un emotivo texto en el que explica así «Mujeres que compran flores»: «Una novela que parece avanzar al ritmo que marcan los sentidos, el olor, el tacto y hasta los sabores del día y la noche del barrio madrileño donde se encuentra ese Jardín del Ángel. El cónclave donde esas mujeres viven esas vidas reales o no que a cada una les alivia en cierta manera de los pesos que tienen que soportar».

La autora ha hablado de la catarsis que se produce durante la lectura de este libro entre los lectores y las seis protagonistas, ya que es una novela que hace reflexionar a quien la lee acerca de sus propias relaciones. La protagonista, Marina, está pasando un duelo por la muerte de su marido y a raíz de esto, Montfort comentó que «lo peor no es perder a alguien, es perderte a ti mismo«. En varios momentos de la novela, algunas de las protagonistas se quejan por lo difícil que es ser mujer, siempre sometida a las presiones sociales y «luchando contra un gigante distinto». Al ser preguntada por las desigualdades entre hombre y mujer, Montfort ha dicho que el problema no está en el hombre sino en la sociedad, que es de quien depende lograr la igualdad entre sexos. Esta no se logrará, según la autora, mediante la lucha de sexos sino mediante la cooperación, la complicidad y la ayuda de ambos.

Montfort ha hablado de otro de los temas que planea en su novela: el miedo que persigue a sus protagonistas y les impide actuar, dejar una relación o  emprender una aventura nueva. En general, la autora ha criticado «el miedo al cambio», que también achaca al país en general que no se atreve a cambiar de signo político. Las convenciones sociales también oprimen en ocasiones a las mujeres que compran flores, haciéndoles sentir mal por no tener hijos, por no ser como la sociedad espera que sean o por no poder llegar a todo. En esta novela, Montfort manda un mensaje a las mujeres de su generación para decirles que se tomen la vida con tranquilidad, «hay que relajarse y divertirse».

«Escribo porque no sé hacer otra cosa», ha confesado la autora, que ha explicado cómo desde los seis años escribía historias que ella misma cosía para regalarle a su abuela. «Empezaste haciendo autoedición», ha bromeado Monserrat. Lo cierto es que Montfort sí sabe hacer muchas otras cosas: no solo es novelista y periodista sino que también es dramaturga y dirige la compañía de teatro Hijos de Mary Shelley que está este fin de semana en el Teatro del Mercado con la obra ‘El Hogar del Monstuo’. Ha insistido la autora en la importancia de buscar la propia felicidad, «eso, no es egoísta», ha matizado, porque para querer y hacer feliz a otros primero hay que empezar por uno mismo. «Tienes que preguntarte qué te hace feliz a ti, no solo que tus hijos sean felices o que tu pareja sea feliz».

Como viene siendo habitual en las presentaciones de libros que tienen lugar en el marco del FAN, han abierto y cerrado el acto dos alumnas del taller literario de 12 lunas que han leído sus ingeniosos relatos: Acuaria Mágica y Marta Aldea.

Texto: Laura Latorre/ Fotografías: Ricardo Pérez