ASC_2393

“Entre la igualdad y la desigualdad no existe un término moralmente intermedio”

Uno de los momentos más aplaudidos de la gala de ayer, fue la lectura del Manifiesto que Elisa Beni había escrito bajo el lema de la Igualdad, el pilar social fundamental del FAN en esta edición. El Manifiesto ha sido suscrito por colectivos, personalidades de la cultura y otros festivales de novela negra. A continuación dejamos la reproducción íntegra.

Manifiesto por la Igualdad

Decía Simone de Beauvoir que cuando comenzó a reflexionar descubrió que este mundo era un mundo masculino y que su infancia había sido alentada por mitos forjados por los hombres. Desde ese momento dejó todo relato personal para ocuparse de la condición femenina en general. Tenía ya cuarenta años cuando abandonó su postura cómoda.

Quienes firmamos este manifiesto tampoco queremos seguir en espacios de falsa comodidad.

Denunciamos por ello que en las sociedades formalmente igualitarias, como la española, subsisten desigualdades que afectan a las mujeres y de las que tenemos datos objetivos y contrastados: diferencias salariales, baja representación en los puestos de poder, feminización de la pobreza, objetualización de la mujer, trata y esclavitud y, sobre todo, violencia contra la mujer, incluido el feminicidio.

Desde esa realidad a todas luces imperfecta e inadmisible, pedimos un trabajo social conjunto de todas las personas -hombres y mujeres de bien- en pro de la igualdad, la justicia y la equidad sin distinción de sexos, siendo esta la única base sobre la que puede sustentarse una sociedad digna de tal nombre.

Declaramos que la neutralidad, el silencio y la equidistancia no tienen cabida ante la dolorosa evidencia de la desigualdad aún presente. Entre la igualdad y la desigualdad no existe un término moralmente intermedio, por lo que sólo cabe posicionarse en el lado correcto y no sólo como público espectador sino como elementos activos, promoviendo una igualdad que nos beneficiará como seres humanos.

Mostramos nuestra preocupación y beligerancia ante el renacimiento de un NEOMACHISMO cuyo núcleo argumental consiste en minimizar la desigualdad estructural entre hombres y mujeres, minimizar la violencia machista, criticar las políticas públicas de igualdad e identificar a las activistas por la igualdad mediante palabras insultantes y huecas. Queremos desnudar sus intenciones cuando se declaran a favor de una mal llamada “verdadera igualdad” que intenta mantener las estructuras patriarcales de privilegio bajo la apariencia de una opresión elegida por las mujeres libremente.

En ese sentido nos movilizamos para evitar que las nuevas generaciones sean captadas por este discurso manipulador y pedimos políticas privadas y públicas de educación en la igualdad para nuestra juventud que garanticen el avance y la pervivencia de una sociedad realmente justa para hombres y mujeres.

La lucha por los derechos de las mujeres siempre ha querido incluir a los hombres, y cada vez mayor número de ellos se consideran concernidos e involucrados en la tarea. Hacemos un llamamiento a los hombres que aún no lo han hecho y a los jóvenes para que se liberen de la construcción hegemónica de la masculinidad que les obliga a encerrarse en un rol de sustentadores, osadores o competidores por el poder o la supremacía profesional. Les recordamos que en la lucha por la igualdad perderán algunos privilegios, pero también ganarán al liberarse de muchos moldes en los que han sido encerrados por la estructura patriarcal.

Como hombres y mujeres, como seres humanos, llamamos a todos a construir efectivamente una sociedad realmente justa e igualitaria en la que ningún sexo someta, explote, discrimine o agreda a otro. Conjuntamente, no hay otra forma, podremos también cerrar el paso a las fuerzas cada vez mayores que intentan cegar el avance y hacernos retroceder.

Manifestamos nuestro convencimiento de que con la igualdad efectiva todos, hombres y mujeres, ganaremos en dignidad. 

Zaragoza, 26 de enero de 2017

FOTOGRAFÍAS: ÁLVARO SÁNCHEZ

Comparte