Teruel | El inspector Monfort, de Julio César Cano, el encargado de clausurar la programación FAN en la capital turolense

TERUEL | JULIO CÉSAR CANO

Teruel y el inspector Monfort

25 de enero. Festival Aragón Negro. Centro Social Ibercaja. Teruel, 19.30 horas.

En la calle 3 gradicos (tal como dicen aquí). Nada que ver con lo que me espera en el interior.

Con la sala repleta de un público atento y agradecido, Tomás Cirujeda de Librería Escolar y un servidor desgranamos los entresijos de las novelas protagonizadas por el inspector Monfort. Tomás dirige el acto con maestría y hace que me sienta realmente cómodo; el público también parece sentirse bien.

Desvelamos sin pudor los detalles del nuevo libro que verá la luz en los próximos días del mes de febrero: Flores muertas, el cuarto de la serie que, por primera vez, situa a la ciudad de Teruel en la ambientación. Entre el público, uno de los asistentes nos cuenta que de madrugada se ha cometido un acto delictivo en las calles de esta tranquila ciudad. Relata, en apenas tres frases, las calles exactas por las que el malhechor huyó con el botín. Todos los presentes coinciden conmigo en que, en ese momento, las palabras del hombre se visualizan perfectamente y somos capaces de ver, sin ver, por donde discurrió ese lance. De eso es de lo que he venido a hablar a Teruel: del territorio, de lugares reales que los lectores pueden reconocer tras pasar las páginas de un libro; de viajar sin moverse del sillón de lectura.

Les hablo de la importancia que otorgo a mis novelas a la hora de escoger lugares reales por los que unos personajes cometen sus delitos, otros los resuelven y ambos viven sus vidas personales, algunos con pena y otros con gloria. Novela negra, territorios reconocibles alejados de las grandes capitales, música, gastronomía, viajes; todo lo que me motiva a la hora de escribir, todo lo que hace que haya venido a Teruel. Miramos de reojo el reloj, llevamos una hora y media de charla fluida: el presentador y yo, el público y nosotros. Veo sonrisas en sus rostros. Les digo que Teruel me da marcha, que me pone, que no me importaría perpretar delitos literarios en sus calles. Asienten a la espera. Intentaré no defraudarles.

Damos el acto por finalizado y el público se marcha deseándome suerte, yo les dedico sus libros con todo el cariño del que soy capaz, que es mucho. Me siento feliz y orgulloso de que hayan venido a escucharme, también de la organización del evento; Kino Guillén, anfitrión inigualable. Todo perfecto, ese es el resultado para alguien que mima a sus invitados. Gracias, amigo; gracias amigos de Librería Escolar, qué importante es tener la seguridad de que si en esta ciudad, a la que adoro, alguien quiere leer mis libros, ellos se los proporcionarán.

Una tarde fantástica con amigos y libros. ¿Qué más puedo pedir? ¿Y luego? Aquí es sencillo: Jamón y garnacha, buena mesa, estupenda compañía. Dormiré satisfecho. Mañana seguiré escribiendo. Pero hoy me acostaré con el convencimiento de que Teruel es una gran ciudad, y de que cada vez soy más fan del FAN.

FOTOS: JOAQUÍN GUILLÉN