Ruta de platos sueltos y balas perdidas en Zaragoza

Nuestra cita comienza en la Plaza de España. Baja por la Calle Alfonso en dirección a la Plaza del Pilar, siempre con el paso corto y la vista larga, prestando atención a cualquier persona que se aproxime. Una de las calles que se abren paso a la izquierda albergan el restaurante Donde Carol. No temas. Desciende por sus escaleras. Carol Lasmarías te espera con una Lassaña de potro salvaje del Valle de Broto al regaliz con foie, inspirada en una escena del Padrino. ¿La recuerdas?

Has salido con vida. Sube al tranvía y baja en Fernando El Católico. Has llegado al restaurante Tulú. Juan Carlos Callejas evoca la obra de Hitchcock, Los Pájaros, acompañando un tradicional cóctel Manhattan con su Huevo con crema de patata y trufa, en el que simulan un nido con pájaros comestibles de harina de arroz y tinta de calamar.

Si eres un amante de los platos sueltos y prefieres no enfrentarte a un menú cerrado, Aragón Negro Gastronómico te ofrece muchas más propuestas, como la del Quema y su Estrurión negro, carrillera negra, chocolate negro; la del Restaurante Los Xarmientos, un Nido de trigo y verduritas basado en la película Los pájaros; y los Callos de bacalao con pencas de acelga y ajo negro del Gayarre, titulado Tripas con manjar de dioses, “inspirado en el suspense y el lenguaje metafórico”.

ZARAGOZA | ARTURO GASTÓN

 

Los Xarmientos.
Los Xarmientos.
Restaurante Quema.
Restaurante Quema.
Gayarre.
Gayarre.