San Mateo de Gállego | Mitos en torno al papel de la Inquisición, la magia y la hechicería

SAN MATEO DE GÁLLEGO | CAMINO IVARS

Otra de las sedes del FAN, en este caso San Mateo de Gállego, se despedía de su programación este año con la ponencia ‘Inquisición: poder, magia, hechicería‘ a cargo de Rubén Martínez Moreno, historiador y concejal de cultura del Ayuntamiento de la localidad.

Tras la presentación a cargo de José Manuel González Arruga, alcalde de San Mateo, quien recordó que los pueblos “también tenemos la obligación de programar cultura” en un momento en el que es más necesaria que nunca, daba comienzo la charla con la que nos remontábamos hasta el siglo XIV y el inicio de la peste negra. “El 50% de la población mundial murió por este motivo, algo que generó un clima de inseguridad e inestabilidad en la población”, relata Martínez.

Tras adentrarnos en el concepto de magia -parafraseando al antropólogo escocés Frazer- Martínez explicó que existen dos tipos de magia, la imitativa -es decir, lo semejante produce lo semejante- y la contaminante -o lo que es lo mismo, que dos cosas que estuvieron unidas alguna vez actúan recíprocamente, “como ocurre con las técnicas de vudú, por ejemplo”, añade el historiador.

Capacidad de saber cosas

Tras llevar a cabo un exhaustivo recorrido por la evolución del pensamiento en Europa y sobre los diferentes métodos de juzgar todo tipo de delitos a lo largo de la historia, Martínez recordaba que, desde que surgió la escritura, esta ha sido considerada sagrada: “Hasta el XIX todavía había una gran parte de la población analfabeta por lo que la escritura es un mecanismo de control inmenso. En Egipto se consideraba a los escribas descendientes de un Dios porque aquel que tenía la capacidad para escribir podía saber cosas”, resume.

Tras la expansión del cristianismo comienza una suerte de proceso de demonización de todo lo referente a la cultura pagana. Se introduce la dicotomía del bien y el mal y la idea de lo feo que, “para Umberto Eco, se relaciona con lo inservible”, afirma. También surge otro fenómeno que es la asimilación de la mujer como bruja.

Así pues, tras la aparición de las ‘ordalías’ y de los ‘Juicios de Dios’, surgiría el tribunal de la Inquisición, un sistema cuyo objetivo no era otro que tratar de determinar quién era culpable de la forma más justa ya que se necesitaban pruebas, un testimonio oral. “Sin embargo, resultó ser un mecanismo engañoso y poco efectivo pues los aparatos de tortura llegaban a provocar la muerte del acusado antes de que, incluso, llegara a confesar”, denuncia.

Entrega de premios

Al final de la cita se entregaron los premios del concurso de microrrelatos de San Mateo de Gállego, los cuales recayeron sobre Alodia Mora Berges y Carlos Díaz Beamonte.