HUESCA | EVA SAN MARTÍN 

El cine siempre ha sido una parte primordial de la programación del Festival Aragón Negro. El miércoles 21 de enero, el público asistente en el Centro Cultural Manuel Benito Moliner de Huesca, pudo disfrutar de un clásico de cine negro, ‘La noche del cazador’.

‘La noche del cazador’ fue la única película dirigida, en su totalidad, por Charles Laughton, en un momento en el que ya era un actor respetado, ya había protagonizado ‘La tragedia de la Bounty’ de Frank Lloyd, ‘La vida privada de Enrique VIII’ de Alexander Korda o ‘Esta tierra es mía’, de Jean Renoir, entre muchas otras. Posteriormente, participaría en películas como ‘Testigo de cargo’, de Billy Wilder o ‘Espartaco’, de Stanley Kubrick.

‘La noche del cazador’, estrenada en 1955,  era una cinta muy arriesgada para la época en la que fue realizada. Fue una obra visionaria, una de las primeras que hablaba sobre asesinos en serie y que, posteriormente, ha servido de influencia a otros directores como John Carpenter o David Lynch.  El hecho de que la sociedad no estuviera preparada para una historia como la que narra la película, hizo que los estudios no volvieran a contar con Laughton como director.

Es un cuento macabro para adultos en el que Robert Mitchum brilla con luz propia, siendo posiblemente su mejor papel. Sin duda, convierte a Harry Powell en uno de los mejores villanos del cine, quien se distingue por llevar esas características letras tatuadas en los nudillos formando LOVE en una mano y HATE en otra.

La moraleja del cuento nos la desvelan en los primeros minutos de la película: nunca hay que fiarse de los lobos con piel de cordero. Después de esta advertencia, prepárense a sentir el aliento de Harry Powell en la nuca porque va a estar al acecho hasta el final.

About Author

Redacción

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.