Daroca | RecueDaroca y Cineforum, dos bazas seguras en el Festival Aragón Negro darocense

DAROCA  | MAMEN SEBASTIÁN

El darocense Pascual Sánchez, escritor y encargado del archivo parroquial dirige RecuerDaroca, una charla que ofrece cada mes en el municipio acercando a los oyentes las leyendas, los recuerdos o los hechos acaecidos en la ciudad.

Cuando la organización le propuso a Pascual ofrecer una charla para el Festival Aragón Negro, que este año está dedicado a “Espíritus y espías”, inmediatamente le llegó a su mente el relato que iba a contar.

Todos los pueblos tienen su historia, además de Daroca que cuenta también con muchas leyendas. Hay veces que ambas se confunden, llegando a creer por leyendas historias reales, por tan inverosímiles. La historia elegida para la presente edición FAN “Asesinato por encargo” transcurrió en uno de los callejones más emblemáticos de Daroca, el callejón de la traición, llamado así popularmente a raíz de los acontecimientos que ocurrieron en una oscura noche, en la que un vecino asesinó a otros dos.  

Pascual pasa muchas horas rebuscando entre las páginas del archivo parroquial, allí encuentra historias que son apropiadas para el interés general, para la memoria histórica, y cada mes las cuenta en una charla que acompaña con imágenes creadas y montadas por él mismo, consiguiendo que los asistentes crean estar viendo una película de animación, verdaderos trabajos manuales que enriquecen la memoria local.

Otra actividad que está asegurada en el FAN darocense es el cine fórum. La filmoteca Comarcal, dirigida por el Alcalde de Aldehuela de Liestos, Arcadio Muñoz y el poeta, escritor y fotógrafo Josian Pastor, se convierte una vez más en una cita obligada dentro de la programación FAN darocense. En esta ocasión, los programadores eligieron una de las películas más atractivas del género de espías “Operación Cicerón”, de Joseph L. Mankiewicz.

Pocos directores miman tanto los detalles en sus guiones, y es que todo en Operación Cicerón encaja… los actores perfectos, la trama verosímil (no en vano se basa en un hecho real) e inteligente, hay tensión, intriga y unos diálogos «marca de la casa Mankiewicz» que dan ganas de volver a ver la película con una libreta y un boli para apuntar algunas de sus frases, tal es su sagacidad e ingenio. La impredecible escena final pone el broche de oro a esta obra maestra absoluta que hizo las delicias de los amantes del mejor cine.

Los espectadores de la Filmoteca salieron de la sala gratamente sorprendidos por la elección de esta película que combina perfectamente el género negro, inconfundible estilo donde hubo mujer fatal, hombres con gabardina, sombreros y pistolas

Muy, muy, muy recomendable… la esquizofrenia del mundo del espionaje servida por un gourmet de la altura de Mankiewicz.