CALAMOCHA | CAMINO IVARS

El escritor catalán protagonizaba un encuentro literario en la localidad turolense de Calamocha el pasado martes.

El cine de Calamocha se engalanaba este martes, 19 de enero, para recibir al poeta, novelista, guionista, articulista y crítico literario Carlos Zanón. Durante el encuentro, conducido por el periodista local Adrián Fidalgo, el autor habló de algunas de sus obras como ‘Taxi’ y ‘Problemas de identidad’’.

Una interesante charla que compartieron con en torno a una veintena de vecinos del municipio que no dudaron en compartir con él algunas reflexiones en torno a su obra y su pasión por las letras. “Para mí, la literatura tendría que ser el territorio de la libertad. Escribir es algo muy divertido, pero, a la par, muy extraño. Es como tener una puerta abierta al subconsciente”, afirma el escritor.

Zanón destacaba la necesidad de mantener la identidad propia, también cuando escribes una obra. “Todos somos diferentes, y al escribir tenemos que seguir siéndolo. Cada uno viene de unas lecturas, unas vivencias y experiencias y eso se traslada inevitablemente a sus creaciones”, señala.

En su caso, el escritor aseguraba que se decantó por el género de la novela negra por casualidad, atraído sobre todo por el minucioso trabajo en torno a personajes y ambientes: “No me importa tanto quién ha matado a quién, sino el por qué”. Y es que, como explica, este tipo de personajes le ofrecen una suerte de espejo donde mirarse. Nos gustan los malos porque saben lo que quieren mientras nosotros nos pasamos la vida preguntándonos qué es lo que queremos. Los villanos no esperan a que la vida les de cosas. Las cogen”, añade Zanón.

Algo que, en su opinión, convierte a este tipo de individuos en seres fascinantes. “Quería aportar la mirada del perdedor, una persona a la que, en un momento dado, las circunstancias le llevan a exigir lo que otros tienen y a hacer cosas que igual no haríamos, pero que, en el fondo, entendemos”, resume.

El barcelonés afirma que todas las novelas tienen algo de autobiográfico, como en el caso de ‘Taxi’, con su personaje Sandino, pues Zanón viene de una familia en la que cuentan con varias generaciones de taxistas: “Recuerdo que siempre pensé que mi padre tenía el mejor trabajo del mundo, pero en realidad no pues ibas a muchos sitios, pero ninguno al que tú quisieras ir”, añade.

Lo caprichoso de la poesía

Durante el encuentro, Fidalgo también le preguntó al polifacético autor acerca de sus inicios en el mundo de las letras. Fue con 22 años, escribiendo poesía. “Creo que de tanto escribir prosa se mosqueó conmigo y ahora me ha dejado. La poesía es muy caprichosa, no puedes forzarla y, sobre todo, tú no eliges cuándo escribirla”, asevera.

Para él, las claves para ser un buen escritor son tres: Ser curioso, leer mucho y escribir cada día. Sobre todo, leer mucho pues, como él mismo explica, leer es como enamorarse. “Hasta que no lo haces una vez, no te importa en absoluto. Pero cuando lo haces, no haces más que buscar esa sensación”, advierte. Y destaca, sobre todo, la importancia de ser capaz de transmitir aquellas cosas que, como persona, también has sentido: “Aprendes a escribir leyendo, pero también viviendo. No puedes describir el miedo sin haberlo sentido”.


About Author

Redacción

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.